10/1/14

FIBROMIALGIA - RESUMEN INFORMATIVO

Definición

La Fibromialgia (FM) es una enfermedad del Sistema Nervioso Central, que se caracteriza por ser una entidad crónica en la que se presentan dolores generalizados y un agotamiento profundo, además de otros síntomas. Afecta fundamentalmente a los tejidos blandos del cuerpo: tendones, ligamentos, músculos.
Es más frecuente en mujeres adultas, pero puede afectar a niños, ancianos y hombres.

Síntomas

Dolor: La severidad varía de día en día, puede cambiar de lugar, ser más severo en aquellas partes del cuerpo que son más utilizadas.
En algunas personas puede interferir con la vida cotidiana mientras en otras supone un malestar leve.

Agotamiento: También es muy variable de unas personas a otras; va desde una sensación de ligero cansancio, hasta el agotamiento profundo.

Otros síntomas: También varían en severidad:

Anquilosamiento: Rigidez del cuerpo, que puede notarse fundamentalmente por la mañana al levantarse o después de estar sentado durante un largo periodo de tiempo o estar de pie sin moverse. También se puede ver afectado por la temperatura o la humedad del ambiente. Incremento de dolores de cabeza o de cara. Generalmente es resultado de músculos del cuello o de los hombros muy anquilosados o sensibles, que transmiten el dolor. La tercera parte, aproximadamente, de los afectados por FM tienen una disfunción de la articulación témporomandibular, en el que se encuentran afectadas las articulaciones de las mandíbulas y sus correspondientes músculos.

Trastornos del sueño
Tras dormir las horas suficientes, pueden levantarse cansados, como si no hubieran dormido todavía.
Pueden tener dificultad para conciliar el sueño o mantenerse dormidos. El sueño no resulta reparador.  Las investigaciones en laboratorios del sueño vieron en algunos pacientes interrupciones en las etapas más profundas del sueño (etapa delta).

Trastornos cognoscitivos. Dificultad para concentrarse, lentitud mental, lapsos de memoria, dificultad para recordar nombres, palabras o no sentirse capaz de tener que enfrentarse con varias cosas que hacer a la vez.
Malestar abdominal. Trastornos digestivos, dolores abdominales, meteorismo, estreñimiento y/o diarrea.

Problemas genitourinarios
  • Aumento en la frecuencia o mayor urgencia para orinar, sin existencia de infección de la vejiga.
  • Algunas personas pueden padecer cistitis intersticial (inflamación dolorosa de la pared de la vejiga).
  • Los periodos menstruales pueden ser más dolorosos o que los síntomas habituales de la FM se intensifiquen.
  • Se puede presentar dolores en la región de la vulva o dolores durante el coito.

Parestesia. Se trata de un entumecimiento u hormigueo, generalmente en manos y pies.

Puntos miofasciales hipersensibles. Un elevado número de pacientes tienen una condición neuromuscular denominada "síndrome del dolor miofascial" (MPS, por sus siglas en inglés) en el que se forman unos puntos extremadamente dolorosos, distribuidas en bandas encogidas en los músculos u otros tejidos conectivos. Además de ser muy doloroso, transmiten el dolor a otras partes del cuerpo. Es típica la localización en el cuello, los hombros o en la cintura.

Síntomas del tórax
  • Costocodralgia: dolor muscular en la unión de las costillas con el esternón.
  • Mayor susceptibilidad a una enfermedad denominada prolapso de la válvula mitral: una de las válvulas del corazón se hincha durante el latido y causa un chasquido o soplo: generalmente no es ningún problema si no hay otra condición cardiaca; no obstante, ante cualquier dolor torácico, hay que acudir al médico.                 (Imagen:https://www.facebook.com/FibromialgiaDolorInvisible)


Desequilibrio

Sensaciones en las piernas. Algunas personas padecen un trastorno conocido como síndrome de piernas inquietas: impulso incontrolable de moverlas piernas, sobre todo cuando se está descansando.

Hipesensibilidad sensorial /síntomas alérgicos. Hipersensibilidad a la luz, sonidos y olores, se cree que es debido a una hipervigilancia del sistema nervioso. Pueden tener reacciones parecidas a las alérgicas a una variedad de sustancias, que se acompaña de comezón o sarpullido.
Problemas de la piel. Prurito, resequedad o manchas.

Depresión y ansiedad

Existen gran cantidad de errores diagnósticos, asociando los síntomas de la FM a un episodio de depresión o ansiedad; aunque la FM no es una forma depresión, siempre que la depresión o la ansiedad ocurran con la FM, es importante tratarla, ya que puede exacerbar los síntomas.



Diagnóstico


No se puede diagnosticar a través de pruebas de laboratorio, los resultados de radiografías, análisis de sangre y biopsias musculares son normales.

El diagnóstico se realiza utilizando unos criterios desarrollados por el Colegio Americano de Reumatología en 1990:

Dolor crónico, generalizado, musculoesquelético, por más de tres meses en cada uno de los cuatro cuadrantes del cuerpo
Ausencia de otra enfermedad sistémica que pueda ser la causa del dolor.
Múltiples puntos sensibles al dolor en sitios característicos. Existen 18 puntos sensibles y para que un paciente se pueda considerar con Fibromialgia debe tener 11 de estos 18 puntos.





Tratamiento

En la actualidad no hay cura para la FM y los tratamientos van encaminados al manejo de los síntomas.

Como las manifestaciones son muy variables de unas personas a otras, también lo serán los tratamientos.

El adecuado tratamiento de la FM va a requerir la intervención de un equipo multidisciplinar

  • Suelen utilizarse  medicamentos antidepresivos que a dosis bajas puede tener efectos beneficiosos, ya que se dirige para tratar la falta de serotonina y así reducir el dolor y conseguir el sueño.
  • Relajante muscular que puede ser eficaz para tratar los dolores y los espasmos musculares.
  • Inhibidores selectivos de la reincorporación (receptación) de Serotonina (SSRI). Es un grupo de medicamentos relativamente nuevos que suele reservarse para aquellos pacientes que también sufren de depresión.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES). Incluyen la aspirina, ibuprofeno, etc. Precauciones ya que pueden causar sangrado gastrointestinal o úlceras si se usan durante mucho tiempo. Existe una nueva familia, llamada Cox-2 con menos riesgos gastrointestinales.
  • Otros. Debido a la diversidad de síntomas, las posibilidades son muchas que deben ser consideradas en cada caso en particular. 

Decálogo de la Sociedad Española de Reumatología contra la fibromialgia.

Aprenda a convivir con su dolor. No hay recetas ni píldoras mágicas para la fibromialgia y el dolor crónico. Por ello, el primer paso para controlarlo es asumir que el dolor puede persistir para siempre y que, por tanto, en adelante, va a formar parte de nuestra vida. Cuando se asume el dolor, se aprende a reconocerlo y a saber lo que lo mejora o empeora, y estamos entonces en situación de buscar soluciones y de volver a disfrutar de la vida.
Controle sus emociones. Muchas personas con esta enfermedad desarrollan sentimientos negativos que antes no presentaban y que les hacen convertirse en una persona diferente. Los sentimientos negativos más frecuentes en las personas con fibromialgia son enfado e ira, depresión, frustración, sensación de fracaso, culpa y vergüenza. Debe aprender a controlarlos para que no se cronifiquen y se conviertan en un problema añadido. Reconozca todo lo positivo que le sucede en la vida: a pesar del dolor no es un incapacitado y puede hacer muchas más cosas de las que piensa.

Controle su estrés. El estrés es, básicamente, la respuesta del organismo cuando afrontamos un peligro y nos preparamos para luchar o para huir. La mejor manera de combatir este estrés perjudicial es, en primer lugar, reconociendo cuál es la causa del nuestro, y evitando las situaciones que lo favorezcan. También es útil organizar y planificar nuestras actividades diarias, y dedicar diariamente tiempo a la relajación. Esta se practica siguiendo determinadas técnicas -como la respiración profunda o la relajación muscular- que pueden aprenderse con un corto entrenamiento.

Evite la fatiga. Tan negativo es permanecer en inactividad, como realizar un número excesivo de tareas. No intente ser un perfeccionista; planee sus obligaciones, y elimine o delegue aquellas que no sean estrictamente necesarias. Intercale periodos de descanso entre los de actividad, y haga sus tareas a un ritmo que usted pueda controlar.

Haga ejercicio. Posiblemente es el aspecto terapéutico más importante para el tratamiento de la fibromialgia. El ejercicio no sólo mantiene en forma los músculos y pone a punto el sistema cardiovascular, sino que disminuye el dolor, favorece el sueño, mejora la sensación de fatiga y disminuye la ansiedad y la depresión. Caminar, correr, andar en bicicleta o bailar, son ejercicios aeróbicos que favorecen el control de la enfermedad. Comience a realizar el ejercicio de una forma suave y vaya progresivamente incrementando su intensidad y duración, hasta realizarlo de 20 a 40 minutos, como mínimo 3 días a la semana. Al principio es posible que su dolor se incremente, pero progresivamente irá disminuyendo.

Relaciónese con los demás. Todos sabemos cómo alivia nuestras preocupaciones la conversación con los amigos y compañeros. Cuente a los demás lo que le pasa y cómo no puede hacer siempre las cosas que hacía antes, pero evite que la comunicación se centre continuamente en su dolor.

Proteja su salud. La depresión que puede acarrear el dolor crónico determina que se abandonen los buenos hábitos de salud. El tabaco, nocivo para cualquier aspecto de la salud, es también un excitante del sistema nervioso que hace más difícil el control del dolor. Lo mismo sucede con la cafeína y el exceso de alcohol, el cual puede además interferir con la medicación. Vigile su peso, y haga ejercicio para mantenerse en forma.

Use con precaución los medicamentos. Muchos de los síntomas de la fibromialgia mejoran con medicación. Los analgésicos y antiinflamatorios, que tan eficaces resultan en el dolor agudo, no funcionan tan bien en el dolor crónico de la fibromialgia, aunque son útiles en muchos pacientes. Existen analgésicos más potentes, denominados opiáceos, que pueden ser empleados en la fibromialgia, siempre que los recomiende un médico experto en su empleo. Otros fármacos, como los anticonvulsivantes y los antidepresivos también pueden disminuir el dolor. Existen medicamentos que pueden mejorar el sueño, los trastornos psicológicos, las molestias intestinales, etc. pero, lo más importante es que la persona que padece esta enfermedad evite el automedicarse, y se ponga en manos de un médico experto en el tratamiento del dolor crónico y en el uso de las medicaciones anteriormente mencionadas.

Use con precaución las medicinas alternativas. Como con frecuencia los medicamentos tienen un resultado solamente parcial, es habitual que muchos enfermos busquen soluciones en las terapias alternativas. Algunas de estas terapias mejoran el dolor y pueden favorecer el control de estrés, como el yoga, la acupuntura, quiropraxis, masaje, Tai-Chi, homeopatía. La medicina alternativa puede ser cara, y no está regulada por las guías médicas. Por ello, se debe recomendar al paciente que consulte siempre con su médico antes de comenzar cualquier terapia de medicina alternativa, ya que algunas pueden interferir con el tratamiento estándar o habitual. Desconfíe si le prometen curación, si le recomiendan que abandone la terapia con medicinas, o si le dicen que el tratamiento es un secreto y solo puede ser administrado por ciertos proveedores.

Sea constante. La paciencia es una virtud importante; conseguir resultados puede tardar algún tiempo. No lo eche todo a perder porque tenga un "día malo". Aunque haya conseguido estabilizar su enfermedad, los "días malos" inevitablemente aparecerán y debe estar preparado para afrontarlos. En esos días, salga de casa y relaciónese con los demás, mantenga sus compromisos habituales y procure dedicar más tiempo a relajarse. Mantener con regularidad los consejos que le hemos dado anteriormente es la mejor forma de seguir controlando su enfermedad.




17 comentarios:

  1. Gracias por intentar hacernos entender... Muy completa esta entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carolina por comentar. Un abrazo

      Eliminar
  2. Buenísimo Raquel. De qué ciudad eres?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Blanca, soy de Madrid y tu? Un abrazo

      Eliminar
  3. Nunca antes había comentado en ningún blog, pero lo haré esta vez para agradecerte Raquel todo lo que haces para mantener informada a la población. Te mando un fuerte abrazo, tu amiga María Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchíiisimas gracias guapa!!!! todo un honor que lo hayas hecho entonces. Te mando un super abrazo (suavecito, eso si)

      Eliminar
  4. Muchísimas gracias por la información.He recibido más consejos e información aquí que en mi propio reumatologo,la verdad es que apenas ni me mira cuando voy,un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Oscar por tus palabras.. Yo me siento igual cada vez que voy al médico...
      Toda la información que voy recopilando la pongo en mi página de Facebook, no se si la conocerás, te dejo aquí el enlace por si te interesa. Y de nuevo MUCHISIMAS GRACIAS
      https://www.facebook.com/pages/Yo-y-mi-Fibromialgia/488247577931702?fref=ts

      Eliminar
  5. Ya la tengo Raquel,muchas gracias de nuevo ypor favor,mantennos informados que lo que haces nos ayuda a todos mucho,gracias!!

    ResponderEliminar
  6. sin duda darte cuenta que todo lo que sufriste por tanto tiempo no son inventos tuyos ayuda mucho. ir encontrandote en cada sintoma es impresionante. pero a la vez te ayuda a entender que no estas loca ni exageras. gracias por hacernos entender,y que los demas nos entiendan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tus palabras!! Un saludo

      Eliminar
  7. ELVIRA ALONSO19/1/14 13:36

    BUENISIMA NOTA...ESCLARECEDORA

    ResponderEliminar
  8. La imagen del dolor costocondral tiene dueño: https://www.facebook.com/FibromialgiaDolorInvisible?ref=hl Publicado el 30/12/2013. Cuando se publica un Blog o lo que sea... se pone al final de la nota de dónde se sacó la información o la imagen (en este caso), ya que se trata de una imagen realizada por la dueña de la página de Facebook!!! O sea que tiene autor intelectual!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz Cetina, Ya imagino que tiene dueño, siempre que pongo algo que no es mío o imagenes que yo no he creado lo pongo, en este caso no lo puse porque yo no lo saqué de facebook, lo saqué de las imágenes de google. Siento mucho si esto ha molestado al dueño, a mi me pasa constantemente, por ello decidí poner en todas mis imágenes mi dirección de facebook o mi nombre. De nuevo te pido disculpas si esto ha molestado al dueño de la imagen,pero insisto... No la he sacado de facebook!!!

      Eliminar
    2. Beatriz Ya esta corregido y he ido a la página a pedir disculpas públicamente.

      Eliminar
  9. Pilar J C30/1/14 1:19

    Muchas gracias por tu información, y si yo la tengo diagnosticada hace cinco años y al saberlo , he aprendido a luchar y salir hacia delante con mucho sacrificio y ser muy constantepor mi caracter alegre no voy a rendirme .
    Muchas personas cercanas a mi no son canscientes o no se dan cuenta de lo qe me pasa pero a todos los que me rodean y me dan una sonrisa os digo gracias.Porque cada dia que amanece lo quiero vivir .

    ResponderEliminar
  10. Hola soy de Venezuela, tengo 32 años y fui diagnosticada hace 2 meses con FM los primeros días me sentía devastada ya lo he ido asimilando x q me daba pena decir mi diagnostico, ademas siento q soy muy joven para padecerlo pero gracias a dios ya dieron con lo que tengo x q me la pasaba de medico en medico y nada, gracias x este espacio informativo

    ResponderEliminar